3380

10 de octubre de 2017

(11:20, a.m.)

No sé, naturalmente, lo que hará hoy el señor Puigdemont. Pero. Quiero rogarle desde aquí que declare la Independencia de Cataluña. La Independencia total y absoluta de Cataluña. No se me ande por las ramas señor Puigdemont. No se me esconda detrás de simbolismos. Una declaración de Independencia simbólica, dicen. Qué coño es eso. O hay Independencia o no la hay. No se me acojone ahora. Mire que no hay otra manera señor Puigdemont de salir de esta mojiganga que ya dura décadas. No hay otra manera de que el pusilánime y cobarde presidente Rajoy, cumpla con su deber y proteja y preserve la libertad y la unidad de España. ¡Declare la Independencia señor Puigdemont! No hay otra manera de salir de este chantaje racista perenne que es el nacionalismo catalán. No hay otra manera de poner fin a este lloriqueo racista infinito ¡y carísimo! que es el nacionalismo catalán. Usted es nuestra esperanza, señor Puigdemont. Léase un par de discursos de Fidel Castro, o de Mao, o, mejor, del Che, que debe ser su asesino favorito, antes de encaramarse en la tribuna. La Patria lo contempla orgullosa, señor Puigdemont. ¡Adelante! ¡Adelante! ¡Patria o Muerte!

No nos defraude por favor señor Puigdemont.


(15:10, p. m.)

Todo el Gobierno español, con la valiente excepción de Albert Rivera, está de rodillas y ruega a un tipo que, según la mismísima vicepresidenta del Gobierno de España “hace tiempo que está fuera de la Ley”. De rodillas, le ruegan al tipo que no declare la independencia de una región española, Cataluña. Pero. Uno se pregunta. Si está fuera de la Ley (desde hace tiempo) ¿qué hace al frente de una región o provincia española y al frente de una fuerza bien armada que, ya no cabe duda, es parte de la conspiración antiespañola?

El Gobierno español, paralizado, ruega, y es rehén de su incompetencia y su cobardía. Y el PSOE mientras tanto hace lo que mejor sabe hacer, aliarse con los enemigos de la democracia y conspirar contra los ciudadanos españoles libres e iguales.

Esa es la situación a esta hora.


(16:06, p. m.)

Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y los otros cabecillas de la sublevación nacionalista racista catalana se han asegurado de que los mandos de los mossos de escuadra (que se han convertido en la policía política del golpe), sean parte de la conspiración golpista. ¿Alguien piensa que dudarán en usar esta fuerza (ya la están usando) para tomar el poder en Cataluña?


(20:05, p. m.)

Bueno. Un Estado europeo, España, ha permitido una declaración de independencia de una región de ese Estado. Es verdad que Puigdemont, qué cobardica, suspendió la declaración a los cinco segundos de declararla. Pero el daño esta hecho. Ahora sólo queda que el Gobieno español suspenda la autonomía catalana, arreste al sublevado y a sus cómplices y cierre y desmantele la estructura montada por los sublevados para hacer posible este momento vergonzoso para la democracia española.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011