3378

8 de octubre de 2017

Y tomamos la ciudad. Miles, decenas de miles, cientos de miles llenamos las calles para condenar la sublevación de los nacionalistas racistas y los populistas fidelistas. Y para pedir justicia y pedir que los culpables no queden impunes. No hay espacio para la componenda ni la cobardía ni la traición después de este día en que un millón de barceloneses y de ciudadanos españoles libres e iguales salimos a las calles a decir, de la manera más enérgica, que no hay lugar en Cataluña para las tribus, que Cataluña es tierra de ciudadanos libres bajo la Ley. Marchamos bajo un cielo azulísimo y en medio de una claridad avasalladora. Y así fue que reclamamos nuestro espacio sin miedo bajo el sol. Y así fue que devolvimos la luz a la ciudad.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011