3366

26 de septiembre de 2017

La sublevación nacionalista independentista y fidelista catalana sigue su curso, y el Gobierno: lelo. Señales confusas envía, sí pero no y claro que les daremos cositas si suspenden el referéndum ilegal, ay ay sean buenos. ¿Se imaginan a la policía diciendo al asaltante de un banco que le dará acciones del banco si suspende el asalto? Por lo demás. ¿De verdad cree alguien en el Gobierno español que se puede derrotar una sublevación gubernamental (que no popular) de una región de España sin descabezar la sublevación? No se puede derrotar una sublevación como la nacionalista independentista fidelista catalana si todos los cabecillas y estrategas de la sublevación ¡siguen en sus puestos! Las consecuencias de esta grotesca torpeza del Gobierno español es funesta porque mientras más tiempo tarde en descabezar la sublevación más se fortalece la sublevación y más problemático será descabezarla, quiero decir que a más tiempo perdido más violencia tendrá que emplearse.

El desafío nacionalista independentista fidelista catalán está lejos de ser controlado o desarticulado, como irresponsablemente afirman algunos desde el Gobierno español. Y mientras más tiempo dejen pasar antes de descabezar la rebelión, peor será.

Lo último de la sublevación es que un Trapero de la policía regional no acata las leyes y no pasa nada. Leyendo la noticia no pude menos que recordar de la Carajicomedia, aquel sublime verso:

Pues do ay tantas putas, ninguna obedece.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011