3365

25 de septiembre de 2017

Veo por todas partes, en los diarios y en las televisiones y hasta en la boca de los críticos de la sublevación nacionalista independentista y fidelista catalana, que “es legítimo ser independentista”. Que dentro de una democracia como la española, es legítimo ser independentista. Lo dicen como para dejar claro lo democrática ¡faltaría más! que es la democracia española. Pero. Vayamos al diccionario. Legítimo: (1) “Que ha sido hecho o establecido de acuerdo con la ley o el derecho”. (2) Lícito. (3) Cierto, genuino y verdadero en cualquier línea. La palabra viene del latín: legítimus, que significa “fijado por la Ley”.

Es decir, que la palabra legítimo no sólo no tiene nada que ver con el independentismo sino que significa lo contrario. ¿Legitimidad de los independentistas? Mojigangas. Pamplinas. El independentismo dentro de una democracia como la española es ilegítimo. Amén de ilegal, estúpido, xenófobo y tribal.

Por tanto, y parodiando a mi payaso diputado favorito: ¡Saquen sus sucias bocas de la palabra legítimo!

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011