3364

24 de septiembre de 2017

“La superioridad del cuerpo de las mujeres es incontestable. Para empezar tienen tetas. ¿Qué puede compararse a unas hermosas tetas? Nada. Hay tetas superiores, estéticamente hablando, a la Victoria de Samotracia o a las Puertas del Paraíso de Ghiberti. Y miren que para mí las puertas de Ghiberti son de una belleza suprema. Pero a pesar de eso, tengo que reconocer que hay tetas más bellas. La verdad es la verdad. Yo me he encontrado tetas en las que me hubiera quedado para siempre. Quiero decir que he metido la cabeza entre esas tetas y he pensado ay, si pudiera quedarme aquí, ¿qué sentido tiene salir de aquí? Ninguno, claro está. No tenía ni tiene ningún sentido sacar la cabeza de entre unas tetas así. Pero eso es lo que tiene de jodida la vida, que cuando encuentras un lugar donde quedarte para siempre feliz, no puedes quedarte. Yo he estado en ese lugar maravilloso del que no quieres marcharte, en ese lugar en el que podrías ser dichoso para siempre, y ese lugar está entre unas tetas de mujer”.

De sexo (Hypermedia, 2017.

Comprar, aquí.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011