3352

12 de septiembre de 2017

Sigo leyendo a Revel: “El subdesarrollo no se define únicamente en términos económicos. Es un estado mental cuyos estigmas psicológicos no dependen sólo del nivel de vida. Pueblos que los padecen cuando son ricos, aún no los han contraído cuando no eran prósperos. Una corrupción a la mexicana o a la africana por ejemplo, empezó a devastar la economía y a minar la democracia en Italia, España, Francia, Bélgica y Japón sin que la pobreza pudiera servir de excusa, más bien al contrario, en un momento en que estos países accedían a la mayor riqueza de su historia”.

Y esto, que le encantará a Espada: “Parece que vivimos progresivamente en una cultura de oídas”.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011