3327

12 de agosto de 2017

En las campiñas francesas pienso sentado bajo un plátano gigante en la imbecilidad humana y pienso en que lo humano en general es imbecilidad y es bajeza y vanidad y es siniestro transcurrir circular: véase el retorno del nacionalismo en Europa. A mis oídos llega el rumor del río a dos pasos como se dice y se ha levantado una brisa huesuda y terminal. Pienso a continuación mirándola (he quitado los ojos del libro) en la llamada realidad en lo ilusoria que es, nadie verá el mundo nadie sentirá el mundo como lo siento yo ahora aquí bajo el monstruoso plátano instalado nadie lo verá o sentirá de esta manera jamás. No hay significado ni designio ni destino ni presencia oculta ni sentido ni paz ni orden ni consuelo ni viaje ni escapatoria sólo hay un hombre sentado bajo un árbol inventando cosas y se ha levantado una brisa huesuda y terminal.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011