3318

31 de julio de 2017

Lo de los revolucionarios es algo que me interesa y después de meditarlo mucho estoy convencido de que ni siquiera Lenin gran revolucionario (dicen) es comparable a un bidet. Cualquier bidet es más significativo y valioso para la civilización y la humanidad que Lenin o cualquiera de esos llamados grandes revolucionarios. Propongo en consecuencia que donde quiera que exista un monumento a Lenin o semejantes sea suplantado lo antes posible por un monumento al bidet. Comparar a Lenin con un bidet es francamente ofensivo para el bidet. Según recientes estudios, en España disminuye la instalación de bidets en las viviendas y eso coincide con el ascenso del populismo insalubre y con la elección de políticos poco higiénicos y dados a olerse los sobacos en sede parlamentaria, y de aspecto hediondo en general. Yo he llegado a pensar (acertadamente con la mayor seguridad) que la decadencia de los políticos españoles y el ascenso del fidelismo (también llamado chavismo) en España está relacionada con la decadencia del bidet en España.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011