3300

13 de julio de 2017

No es sólo que los sediciosos catalanes actúen de forma ostensiblemente racista respecto al resto de los españoles sino que el gobierno español, sus representantes, dan la impresión de aceptar con su actitud y sus declaraciones esta premisa de superioridad tribal ¡la tribu catalana! y se comportan como si los españoles a los que están obligados a defender fueran en verdad inferiores.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011