3271

14 de junio de 2017

Kertész sobrevivió a los campos de concentración de Auschwitz y Buchenwald. Mientras más leo sobre los nazis por cierto más me parece difícil ser alemán. Para mí sería muy difícil ser alemán. Siento un rechazo por lo alemán. Tanto, que una vez estaba de vacaciones en África y estaba en un bote en el mar y en la embarcación unas alemanas (muy desagradables y soberbias también es verdad) entre otros y rogué cuando se lanzaron esas alemanas a las aguas tibias de aquel mar de Zanzíbar que aparecieran unos enormes tiburones judíos e hicieran un poco de justicia. Pero no aparecieron ya saben ustedes cómo es el mundo de imperfecto.

Sigo leyendo a Kertész: La vejez, nunca lo había pensado, empieza de golpe. De un día para otro, casi de un instante a otro.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011