3268

11 de junio de 2017

Vamos a ver pájaros. Hay que tener un amigo como Espada. Dejen de preguntarse por qué viven esas vidas miserables, sin papilas gustativas, vidas de gente común. Se los explico: hay que tener un amigo como Espada. Cuando tienes un amigo como Espada llegas a los sitios y son los mejores siempre y todo está milimétricamente organizado y además con gran clase. Lo que para un salvaje como yo es muy importante. Vamos a ver pájaros. Flamencos, moritos, fochas comunes, patos malvasía, canasteras. Nos guía Juan Martín, un muchacho alto e ilustrado y biólogo al que le brota del moverse y del hablar una sencillez que es pura decencia. Esto es España. Rastreamos los humedales. Hay una limpieza hay una laguna hay juncos hay polluelos y hay un cantar. Llegamos a Jerez de la Frontera atardeciendo y hemos de andalucear un poco hasta que llegue la hora de Aponiente. Así que vamos a ver pájaros. Porrón europeo, cigüeñela, porrón pardo, avefría, ruiseñor bastardo, jilgueros. Y a las ocho Puerto de Santa María y el mejor restaurante del mundo. Hemos venido a celebrar nuestro amor. Muchos años más a tu lado le pido a los dioses amor de mi vida. Aguiluchos laguneros, zampullín cuellinegro y zampullín común, ruiseñor bastardo, golondrinas.

Fino en rama y bebemos luces. Cielo lila.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011