3267

9 de junio de 2017

Una de las cosas que más me gusta del libro es lo de sus entretelas y sus guiños, que apreciarán los lectores muy atentos y muy comprometidos. Pasa en toda mi obra, pero aquí se manifiesta robustamente, creo. Por poner un ejemplo en Caperucita Roja el policía Santos es el policía de la novela que está escribiendo Gabriel en Pontiac. Santos es el personaje de un personaje, podría decirse. Y Gabriel, que en un relato es escritor y en otro pintor. ¿Acaso no soy yo mismo ambas cosas? Yo no soy el personaje Gabriel naturalmente pero sí que lo soy en el sentido en que soy todos mis personajes si no fuera así no podría escribirlos. No soy un escritor de esos que se sientan y van armando un libro sólo de palabras.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011