3244

Pero salgamos ya del barrizal y de la bambolla cubana lo cubano está siempre condenado a la bambolla y al meneo y quitémonos de encima el hedor siempre abyecto del lugar donde nacimos y digan conmigo es domingo y soy un hombre feliz porque tengo por delante y por vivir como se dice un día entero con ella y saldremos a pasear el perrito y cocinaremos y beberemos vino fresco y algún gran queso además y eso que está apelotonado en la claridad amigos míos, para que lo sepan, eso que extirpa toda acechanza es que ella me quiere: yo lo he probado todo y no hay nada se los puedo asegurar que extirpe toda acechanza sólo su amor consigue para mí algo así y aunque Dios no existe, de eso podemos estar seguros, estoy este domingo luminoso a salvo y algo así es posible únicamente porque ella me quiere lo sé.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011