3219

Y veo que Spotify me va haciendo una lista. Y voy y la pongo. No está mal, boleros, tangos, rancheras y cosas así. Pero. El final de la lista. La última canción no es una canción, es un poema. La cosa me toma por sorpresa la verdad porque comienza una voz espeluznante una voz muy engolada de mamalón profesional una de esas voces atravesada de tembleques y lloros y la voz recita (reconozco el bodrio enseguida) el Poema 20 de Pablo Neruda. Que es un poema espeluznante que produce retortijones a cualquier persona sensible un poema imposible de empeorar pero ¡esta voz lo empeora! Y me acerco al aparato naturalmente a ver quién recita. ¡Y es Pablo Neruda! ¡Una grabación del poema recitado por el mismísimo Neruda! Yo nunca había oído recitar a Neruda. No tenía idea de la voz de mamalón y de lo mamalonamente que recitaba Neruda. ¡Con esa voz de mamalón y ponerse a recitar ese poema mamalón!

Pero. Un momento. Ahora que lo pienso, ojo, no es poca cosa, Neruda ha alcanzado recitando uno de sus poemas la cumbre mamaloneril poética total y absoluta y eso es algo muy difícil de alcanzar. Corran a escucharlo.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011