3184

Hoy mientras fregaba algunos platos pensé en el magnicidio otra vez y llegué a la conclusión de que sería formidable formar un cuerpo militar de élite (secreto y bien financiado por filántropos multimillonarios) exclusivamente dedicado a los magnicidios, ay, tan necesarios hoy y siempre. Cuántas vidas no se hubieran salvado en Siria por poner un ejemplo de la actualidad como se dice de haber matado a tiempo a Barhar al-Ásad. Matar a Barhar al-Ásad era y es un acto de pura sanidad moral. Hay que ser un canalla para no reconocer esto.

A mí me da mucha risa cuando los humanistas culogordos europeos pero de todo el mundo en realidad chillan histéricos si uno habla de matar a gente como Barhar al-Ásad, Kim Jong-un (o Raúl Castro, ya puestos). Pero yo pienso siempre primero en los millones de seres humanos que vivirán mejor y a los que Ásad, Kim Jong-un o Castro ya no atropellarán, encarcelarán, torturarán, hambrearán o asesinarán. Y los chillidos de los humanistas culogordos me importan muy poco ¡qué digo! no me importan nada esa es la verdad.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011