3183

Termina el juicio a Mas y a sus dos adiposas excrecencias. Jueces y fiscales a sueldo del Gobierno o con sus almitas catalanas primero o simplemente cobardes o imbéciles (o ambas cosas), es difícil determinarlo. La Justicia española, o lo que sea, incapaz de enfrentarse a los sediciosos provinciales y eso que llamamos España haciéndose cada día que pasa más tenue más ridículo y más inexistente.

Yo a partir de ahora, si puedo, me alejaré del tema porque ante un suicida resuelto en este caso España no hay nada que hacer y porque un país que no sabe defender a sus ciudadanos de los enemigos internos y externos naturalmente no merece sobrevivir.

Ah. Y. Por cierto. No creo que la fealdad de esas dos mujeres sea casual.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011