3155

Los días muy ventosos y la melancolía adjunta. Trato de volver al estudio. El perrito en el jardín corre detrás de las hojas y ladra a la mimosa que contra el seto verde se agita amarilla. No entiende lo que pasa no conoce el viento. Vuelven a mi cerebro otra vez los cuadros, retratos naturalmente pero también superficies planas con figuras conceptualmente algo alejadas de lo que he estado haciendo, veremos. Por otro lado amanecí con el pito muy tieso soñé con chochos lo recuerdo chochos copiosos olorosos y ya mojados, o no soñé sino que estaba medio despierto y fantaseando cuando llegaron las primeras luces.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011