3152

Como el libro de Léautaud es muy gordo y pesado me llevo a Bruselas a Thomas Bernhard, su Extinción. Con este libro me ha pasado algo raro llevo años por leerlo varias veces durante esos años lo he cogido para leerlo lo he puesto junto a la cama expectante y hasta ansioso por leerlo, y no lo he leído. Hasta ahora. Desconozco el por qué de mi extraño comportamiento. Pero ahora ya lo estoy leyendo hasta tarde hasta bien entrada la lluviosa y fría madrugada y me ayuda a sobrellevar la soledad de que tú no estés y también la otra, la sempiterna la grande.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011