3027

Sigo con Simon Leys su prosa frondosa y su cerebro chispeante y tan bien leído e informado. Pero. Esa sensación de que se trata de un escritor anticuado, en el sentido de que escribe desde un mundo ajeno a la luz de la ciencia, un mundo de espaldas a la genética y al gen egoísta y a las pulidas superficies intelectuales de la tecnología. Un escritor de ideas que escribe el mundo como si todo ese conocimiento científico no existiera: ¿en qué medida puede ser tomado en serio? Me pasa con frecuencia. Hace poco, con una entrevista del periodista Espada al escritor Sánchez Ferlosio. Todo lo que decía Ferlosio nacía de su boca viejo, eran las respuestas de un hombre anticuado (no antiguo). No se pueden decir grandes profundas verdades acerca de la naturaleza humana, que es a fin de cuentas a lo que aspira todo escritor, si se ignoran frívolamente los conocimientos adquiridos por la especie.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018