1490

Hoy una entrevista donde Carromero dice que a Payá lo mató la policía cubana. Vaya qué noticia. Cualquiera que no sea imbécil sabe que a Payá lo mató la dictadura. Para mí lo más importante de este asesinato político, que quedará impune, ya se los adelanto, es por qué el Gobierno español se comprometió a callar y a colaborar con la dictadura para que el crimen no fuese investigado.

“La embajadora de Suecia tardó veinticuatro horas en ir a buscar a Aron, que desde aquel momento declaró que no se acordaba de nada. Yo sólo pude ver al cónsul general meses antes del juicio y nunca a solas. Siempre había un teniente coronel delante”.

Este párrafo de la entrevista nos permite apreciar las diferencias entre un gobierno democrático preocupado por uno de sus ciudadanos y un gobierno cuyo único interés es lamer el culo a los asesinos de la dictadura y congraciarse con la dictadura por motivos inconfesables. ¿Qué otros motivos podría haber?

Que se callara ¡por patriotismo!, le pidió el Gobierno español a Carromero.

¡Por patriotismo! Que se callara.

En lo que concierne a la dictadura cubana sólo debe esperarse del Gobierno español (da igual si es de derechas o de izquierdas, todos son en el fondo la misma cobarde basura procastrista) vileza, miedo y la actitud más rastrera posible.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011