1339

Empiezo a leer el libro de Alan Riding y enseguida queda claro que Francia prefiere suicidarse y bailar el cancán para la Gestapo que pelear contra Hitler. Voy por el estercolero pacifista, intelectual y antisemita a buen paso y anotando.

En la página 36 me entero de que Breton “abofeteó repetidamente” a Ilya Ehrenburg en un congreso de escritores. Magnífico, me digo. Ehrenburg, al margen de escribir poemas espantosos, era un destacado agente soviético. Si a gentuza de este tipo (digamos, Silvio Rodríguez o Miguel Barnet) se le abofeteara con mayor frecuencia el mundo sería diferente más limpio diría yo y más decente.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011