1311

España es un país donde los partidos políticos reparten sobres con dinero robado a los contribuyentes entre sus altos cargos. España es un país donde los partidos existen y trabajan para el beneficio de los partidos políticos, no de los ciudadanos. España es un país donde los partidos controlan la Justicia. España es un país donde los partidos regalan millones a organizaciones (nacionales y extranjeras) que después colocan a sus líderes, cuando estos pierden las elecciones. España es un país donde los partidos reciben dinero de los bancos y este dinero puede ser condonado a los partidos, es decir que es legal y normal en España que los bancos compren a los partidos. España es un país donde el Gobierno (es decir los partidos) financia a los partidos. España es un país donde los partidos cobran un porcentaje a las empresas que quieren trabajar en proyectos gubernamentales y con ese dinero financian los partidos, o se lo reparten entre los jefazos del partido. España es un país donde los partidos han creado cargos, empresas, asesorías y fundaciones con magníficos sueldos para colocar allí a sus fieles, sus hermanos, amiguetes, primos, cuñados y queridas y a los políticos que salen del gobierno. España es un país donde los partidos han creado una inmensa red clientelar a la que sustentan y que los sustenta a costa del contribuyente. España es un país donde los partidos gastan billones de euros del contribuyente en decenas de televisiones, periódicos y radios dedicadas a hacer propaganda a los partidos y a tapar la corrupción de los partidos.

En cualquier momento aparece un tipo en televisión y anuncia: españoles, España ha muerto.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011