1310

Y hablando de drones. Los drones son ingenios mecánicos puestos al servicio de la guerra de USA contra el terrorismo islámico. Es decir son ingenios mecánicos al servicio de la libertad y la civilización. Libertad y civilización que, según propia confesión, los islamistas quieren erradicar del planeta. De ahí la guerra.

Los norteamericanos, según las encuestas, aprueban los ataques que ejecutan los drones. El propósito de una guerra es eliminar al enemigo. Exponer lo menos posible a nuestros soldados al fuego enemigo es una medida sensata y humanitaria. Otra cosa sería irresponsable. Lo único que tiene que hacer el enemigo para que dejen de incursionar los drones es renunciar a matarnos en nombre de dios o cualquier otra superstición.

Como se recordará, los primeros ataques con ingenios mecánicos, aún tripulados, los llevaron a cabo nuestros enemigos cuando los lanzaron contra dos torres llenas de seres humanos en Manhattan.

El presidente norteamericano, ejerciendo la autoridad que le ha otorgado el pueblo norteamericano que lo eligió y paga por los drones, ordena matar a los enemigos de USA y de la civilización occidental allí donde se encuentren. El presidente norteamericano, ya que su país está en guerra contra el terrorismo islámico, tiene la autoridad, y la obligación, de ordenar estos ataques, así lo determinan sus deberes como Commander in Chief de las fuerzas armadas norteamericanas. Deberes y autoridad estipulados en el orden democrático norteamericano.

En consecuencia, la democracia tripula los drones.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011