1305

Me está empezando a gustar el presidente francés. Hasta hora me parecía medio idiota y algo zapateresco pero la verdad es que a los terroristas de burka y sharia les está dando lo que se merecen: bombas. Ahora hace falta que los norteamericanos le echen una mano a los franceses y manden un montón de drones y vayan localizando a los cabecillas religiosos y les lancen un misil en la cabeza. Máquinas inteligentes contra la barbarie, todo un símbolo. Hay que evitar en lo posible que mueran soldados de las fuerzas de la civilización en esta guerra.

Y aquí les dejo, por si alguien lo ha olvidado, los objetivos de Al-Qaeda:
1. Instaurar el gobierno de Dios en la Tierra.
2. Alcanzar el martirio por la causa de Dios.
3. Purificación de las filas del islam de los elementos de depravación.

Ah, y un fragmento tomado de su manual de reclutas:
“La confrontación que buscamos con los regímenes apóstatas no sabe de debates socráticos, ni ideales platónicos, ni diplomacia aristotélica. Pero sí conoce el diálogo de las balas, los ideales del asesinato, los atentados y la destrucción, y la diplomacia del cañón y la ametralladora”.

Vive la France!

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011