1304

Me entero de esta soberana estupidez y releo, para desintoxicarme, a la gran Paglia : “Me ha desagradado intensamente la tendencia de muchas feministas a querer que los hombres sean reconvertidos en una especie de ser sensible y tímido, a querer que se conviertan, en esencia, en una nueva clase de mujer, eunucos contemporáneos de pene blando, que resulten menos inconvenientes a las mujeres. Creo que esto no va en interés de la raza humana. Queremos un pene duro”.

Eso, taradas, queremos un pene duro.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011