1303

Amaneció feo y frío y dedicaré el día a trabajar en mi novela de amor. Llegan los personajes a Londres y lo que les pasa. Es casi otra novela porque antes estaba escrita en un tono declamatorio y bastante ridículo esa es la verdad. Ahora los párrafos son como huesos pulidos y de vez en cuando una masita. No es una novela erótica pero son personajes muy sexuales los protagonistas y muy sanos.

Y hablando de sexo ayer noche casi me hago una paja viendo una película de Bertolucci. Una de unos hermanos en París que invitan a un estudiante americano a casa. Qué hermosa la muchacha y qué tetas y qué chocho peludo. La película malita por lo demás toda esa tontorronería socialdemócrata pero al menos había tetas y chocho.

Dormí bien. Soñé que veía a mi madre y qué contento me puse.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011