1299

En Cataluña los corruptos mandan y roban y se tapan las miserias entre ellos a la luz del día y enmierdan las instituciones y saquean el tesoro público y ya, por lo que se ve, también controlan la Justicia.

Cuando no hay jueces independientes no hay democracia. Puede decirse que en Cataluña no hay democracia. El Gobierno español lleva muchos años traicionando la democracia española, cerrando los ojos ante la corrupción, a cambio de tranquilidad en la provincia catalana.

Todo el mundo sabe que el “soberanismo” catalán no es más que una gran ubre de la que viven bribones y corruptos y es triste constatar que, poco a poco, los catalanes se van sumando al proyecto de suicidio moral colectivo que ha activado hace décadas la mafia soberanista catalana.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011