1296

Hay cierto revuelo por la tortura en la película de la señora Bigelow. Estoy impresionado por lo sensible que se me ha puesto el progresío español. Nunca he visto que esta gentuza diga nada por las torturas en Cuba. Hace poco mataron allí a un hombre de hambre.

Yo es que he hablado mucho con presos políticos cubanos y sé lo que les hacían y les hacen. Sé lo que sufrían y sufren en las famosas gavetas. Comparado, lo de la CIA es ridículo. Tiene mucho que aprender la CIA. Un curso en Cuba les vendría muy bien a los torturadores de la CIA.

También me he leído el menú que sirven en Guantánamo. Un menú adaptado a las supersticiones religiosas de los detenidos. Al otro lado de la cerca de Guantánamo, hace cincuenta y cuatro años, hay cárceles donde los presos almuerzan patadas y bayonetazos. Nunca se oye mucho a los progres españoles protestar o denunciar eso. Es lo que tienen los farsantes, esa moral en el ojo del culo.

A esta crápula progre se le podría empezar a hacer caso cuando descubrieran las cárceles cubanas y los agujeros en Villa Marista y Kilo 8. Hasta entonces, poco caso mamarrachos.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011