1274

Y ya que recuerdo momentos trascendentes de mi vida conocí también a una mujer que se hacía “pajas rápidas y sucias” y no sólo se las hacía sino que lo anunciaba cuando menos te lo esperabas “acabo de hacerme una paja rápida y sucia” con una cara que te entraban ganas de follártela allí mismo donde te lo decía.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011