1259

Se ha vuelto a poner roja la pared. Como a las seis salgo y ya es de noche y hace frío. Caminaré hasta el monasterio y regresaré a buen paso y el olor de las panaderías. La tarde revisando el mamotreto lo he impreso y tacho a lápiz párrafos y páginas enteras y cambio palabras y afino la música y los volúmenes que es de lo que se trata a fin de cuentas.

La calle solitaria y anaranjada y el viento que arrastra las hojas. Literatura, pienso en cuanto anoto esto en mi cerebro. Pero mi cerebro no para nunca de escribir y no creo que distinga a estas alturas entre una cosa y otra. De hecho muchas veces duda de que sean una cosa y otra.

Y yo que ni siquiera sé qué es yo, en medio.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011